Pocos son aquellos, dentro del mundo de la comunicación, que niegan que los influencers se han convertido en una de las herramientas más útiles y eficaces de promoción para las marcas. Realmente, hace poco tiempo que la figura del influencer llegó a las redes sociales, pero en el mundo virtual todo resulta ser tan efímero que nos da la sensación de que llevan entre nosotros décadas.

La realidad es que, a día de hoy, los departamentos de comunicación de las empresas han integrado en su estrategia esta nueva forma de promoción. El influencer ya no es aquel ente abstracto únicamente propiedad de las marcas más prestigiosas, estás figuras se han democratizado. Parece que las reglas ya se han establecido y todas las empresas cuentan con un experto en influencers que conoce todos los entresijos y trucos de este mundo.

Sin embargo, ¿sabemos realmente que trato quieren recibir los influencers? ¿Es correcta la relación que, como empresa, establecemos con ellos? Hoy hablamos con Elena Brotóns, instagramer del sector lifestyle, que nos cuenta qué espera de una marca cuando la contactan para hacer una colaboración.

Su comunidad de seguidores en Instagram roza las 80.000 personas, red social dónde lleva seis años publicando fotografías de su día a día.  Multitud de marcas han visto en el perfil de Elena, como en muchos otros, una oportunidad para dar voz a sus productos y llegar a un público muy amplio y definido. Es por ello que cada semana recibe más de 10 propuestas de colaboración.

Estos son los 5 consejos que Elena, como instagramer, sugiere a las empresas para mejorar la relación marca-influencer.

  • Revisar el estilo del influencer antes de realizar una propuesta.  “Contactan conmigo muchas marcas que tienen productos muy interesantes pero que no tienen que ver con el contenido que publico en mis redes”. Elena también comenta que “muchas veces he tenido que decir que no a una colaboración porque la campaña era poco afín a mi target”. Es vital conocer bien el estilo y público del influencer con el que contactamos. Más seguidores no se traduce en una repercusión mayor.
  • Claridad. Elena resalta que muchas marcas no son claras con los objetivos de la campaña. “Algunas empresas tienden a pedir una publicación con su producto, pero para que una fotografía tenga repercusión es importante mandar un briefing con todos los detalles”.
  • Seguimiento. La instagramer hace hincapié en la relevancia de mantener un contacto constante durante todo el proceso de colaboración. “Es mucho más gratificante trabajar con marcas que son agiles respondiendo dudas y dándote especificaciones. El trabajo resulta más fácil y sencillo cuando el contacto es constante y fluido durante todo el proceso”.
  • Timming. “Uno de los problemas que me surgen a menudo es que cuento con muy poco tiempo desde que recibo el producto hasta la fecha de publicación”. Elena recomienda a las marcas hacer el envío con una semana de antelación, para poder preparar una buena fotografía.
  • Pasión. “Cuando la marca cree realmente en la campaña y trasmite esa energía, mi implicación es muchísimo mayor” afirma Elena.