Desde BRTnews, hemos tenido el placer de entrevistar a David Jiménez, profesional con más de 20 años de experiencia en el mundo de la comunicación. Actualmente, trabaja como Director General de comunicación en Legalitas, compañía líder en seguros y servicios jurídicos.

Cuentas con más de 20 años de experiencia en el mundo de la comunicación. ¿Qué te impulso a iniciar tu carrera profesional en este mundo?

Posiblemente la necesidad interior de querer contar lo que estaba viendo en un determinado momento, ser testigo de cosas que ocurrían a mi alrededor y querer hacer partícipe a cuantos me rodeaban. Así, fue mi comienzo en el mundo de la radio, una actividad realizada en paralelo con la de responsable en departamentos de prensa o comunicación, donde descubrí el “otro lado” de una misma moneda que, en definitiva, sirve para dar a conocer a la sociedad la actividad de las marcas y las personas que las integran.

Como director general de comunicación en Legalitas ¿Cuál ha sido para ti, la clave o estrategia a seguir para llevar una buena comunicación en la empresa?

Desde mi punto de vista, lo más importante es conocer en profundidad la organización en la que trabajas, saber de dónde viene y a dónde va. Debemos tener claro, desde el punto de vista de la comunicación, qué se quiere hacer, qué se quiere decir, a quién se lo queremos contar, cuándo y de qué manera. Una vez identifiques las respuestas, tan solo debemos organizar el plan, intentando huir en la medida de lo posible de esa improvisación que tantas veces se cruza en nuestro camino.

Debemos estar pendiente de la actualidad y subirnos a su tren, conocer perfectamente el perfil de nuestros posibles clientes, encajar nuestros mensajes en sus hábitos y costumbres y actuar en consecuencia.

¿Cuáles son las características necesarias para que un responsable de comunicación pueda desarrollar su trabajo con alta eficiencia?

Lo primero y fundamental para que un profesional puede realizar correctamente su labor, sería contar con el apoyo institucional dentro de la empresa, es decir, de la presidencia y de la alta dirección. Solo de este modo se evitará ser cuestionado y se podrá poner en práctica, de manera efectiva, todas las demás características necesarias: contar con un criterio profesional suficiente;conocer cómo funcionan los medios de comunicación, sus costumbres, sus horarios, sus necesidades, incluso sus manías; diferenciar entre lo qué es de interés para un periodista y sus lectores y lo que solo pretende ser publicidad de una marca; saber medir los tiempos, no precipitarse ni permanecer inactivos; y por supuesto, manejar la mano izquierda y actuar con diplomacia.

Si hablásemos de comunicación interna, el responsable debe saber dar importancia a las personas que forman parte de una organización, comprender sus necesidades informativas y dotarles de canales y altavoces bidireccionales donde comunicarse con su empresa.

¿Consideras que es importante la visión estratégica a la hora de comunicar?

Por supuesto, aunque solo sea saber detectar el momento, el cómo, la hora y el lugar desde dónde hacerlo. Planificar es muy importante, marcarse unos objetivos también, tener claro para qué hacemos cada cosa es vital. Ya no podemos enviar una nota de prensa y esperar que sea publicada por sistema.

Construir historias cobra especial importancia, dar valor a la información es estrictamente necesario, debemos planificar los contenidos en función del momento, de los intereses comerciales o del posicionamiento de tu marca…Todo esto hay que trabajarlo y marcar unos plazos para ir observando la consecución de los objetivos.

¿Crees que la era digital está afectando a los medios de comunicación tradicionales a la hora de transmitir y difundir un contenido?

Sin duda alguna. Aunque han sabido muy bien, la mayoría, como rentabilizar esta irrupción. Estamos en la era del “todo a la carta”, en la que elegimos qué queremos consumir y en qué momento y, si es gratis, mucho mejor. La multicanalidad está de moda y el rápido acceso al contenido es fundamental.

La radio se ha apoyado en la web y las redes sociales para descargar allí sus contenidos y dotar a sus audios de la parte visual que adolecen; la teleinteractúa vía Twitter y sus hashtags para conseguir una mayor fidelidad con sus espectadores quienes, de este modo, ya son parte del programa; el periódico en papel es ya un resumen de lo que sus respectivas webs han estado tratando minuto a minuto, escenarios ideales sin limitación de espacio donde poder publicar todo aquello que “no cabe” en sus cabeceras de papel…

Todo ha cambiado, los formatos, las noticias, la forma de trabajar y por supuesto el perfil del periodista quien, desde hace años, viene siendo “multimedia”: observa, investiga, graba, hace fotos y redacta, supermanes del periodismo actual.