Parece difícil encontrar elementos positivos tras la eliminación de España del Mundial de Rusia pero es justo reconocer cómo ha gestionado la comunicación hacia el exterior el seleccionador, Fernando Hierro.

Si bien el despido de Julen Lopetegui se explicó con algunas debilidades ya conocidas, semanas después con Fernando Hierro como nuevo entrenador se han desplegado algunas habilidades en materia de comunicación que merecen la pena ser destacadas, pues no siempre son aplicadas en el deporte profesional:

.Honestidad: Pese a que España logró clasificarse inicialmente para los octavos de final del Mundial, el juego del equipo no convenció a los aficionados ni al propio entrenador, que lo verbalizó sin ambages ni regates lingüísticos cada vez que era preguntado por ello e incluso sin que se lo consultaran expresamente.

.Respeto: Aun siendo honesto con sus expresiones de disgusto y disconformidad por los resultados y por la imagen que estaba ofreciendo el combinado nacional, el seleccionador fue sumamente respetuoso con sus jugadores y con el anterior ocupante del cargo siendo él, el primero que asumía la responsabilidad de lo que en Rusia estaba aconteciendo. Decir lo que uno piensa sin faltar a terceros, y más en una situación de estrés, no es una cualidad fácil de practicar.

.Transparencia: “Se lo digo a los chicos, son maduros para entender la realidad”. En sus palabras, Hierro expresó que los comentarios que vertía hacia el exterior los había compartido ya con los jugadores en primer lugar, y por eso se sentía legitimado también a ser claro con el resto de aficionados. “Tenemos que tener autocrítica y ser exigentes con nosotros mismos. No podemos conceder tanto, si queremos llegar donde todos soñamos, tenemos que…”.

.Actitud proactiva: Fernando Hierro se adelantó a manifestar públicamente lo que muchos estaban pensando y en consecuencia, su actitud le permitió ir por delante de los medios y guiar la conversación, y no que fuera al revés. Esta cualidad es difícil de observar en el deporte profesional, pues los actores suelen reconocer los errores sólo cuando la evidencia es tozuda y el ruido exterior obliga.

.Rapidez: Además de todo lo anterior, Hierro fue extraordinariamente rápido a la hora de juzgar la situación. La inmediatez en una posición como la suya es un valor, pues la tensión que se vive durante los partidos no tiene por qué permitirte tener las ideas tan claras en la misma posición de flash interview, esa que se concede sobre el terreno de juego instantes después de acabar el encuentro. En este sentido, la anticipación de Fernando Hierro es doblemente meritoria.

.Esperanza mientras la hubo: Y en la parte final de su discurso solía incorporar una reflexión siempre necesaria cuando se juega con los sentimientos de los aficionados, y es comprometer su trabajo y su esfuerzo para revertir la situación.

Como colofón, inmediatamente después de la eliminación frente a Rusia supo acercarse a todos los públicos a los que afectaba la derrota: “No me parece injusta la eliminación. Ya dijimos que en la primera fase se tiene margen de error, pero a partir de octavos, no. Si hay algún reproche de alguien, es autocrítica mía; si alguien quiere entender que tiene que haber responsabilidades, indudablemente yo me pongo a la cabeza”.

Si la situación que vivió la Selección Española de fútbol en la primera fase del Mundial de Rusia la extrapoláramos a una marca comercial, hablaríamos por ejemplo de la consecución de los objetivos de venta en un trimestre, a costa de una reducción considerable de la calidad de sus productos o servicios; y la interpretación pública de la cabeza visible de la compañía tendría que tener algunas de las cualidades explicadas anteriormente y que con tanto acierto ha puesto nuestro seleccionador nacional sobre la mesa.

En el último lustro, los grandes clubes deportivos españoles, especialmente el Real Madrid, el FC Barcelona y el Atlético de Madrid, guiados por tendencias anglosajonas, están invirtiendo parte de sus beneficios en un equipo de comunicación que también ayude a sus embajadores -jugadores, técnicos y directivos- a transmitir una imagen acorde a cada situación, a sus valores, a su misión y su visión. No obstante, aún queda mucho camino por recorrer tanto en la formación que reciben los prescriptores como en la expansión de prácticas de comunicación en el deporte profesional español.

En BRTnews trabajamos con marcas, entidades y profesionales de todo tipo asesorando en comunicación porque al final, la imagen que trasladamos al exterior redunda también de manera directa en los ingresos de las compañías cualquiera que sea su naturaleza, multinacionales o pymes, expuestas al público –¿quién no lo está con las redes sociales?-, clubes deportivos, federaciones e incluso los propios actores que participan.

¡Enhorabuena, Fernando!

Ignacio Ruiz-Lamela

CEO BRTnews