El hecho de que LaLiga haya emprendido un nuevo viaje empresarial hacia Estados Unidos y Canadá ha sido la noticia del verano en la industria del deporte en España por el impacto que ha supuesto, al menos, para tres públicos objetivos relevantes en nuestro país y vinculados a la competición: Sus propios aficionados –millones en España-, los medios de comunicación nacionales – El País llegó a abrir su edición digital con la noticia de que LaLiga se jugaría en Norteamérica– y los profesionales del marketing y la comunicación relacionados con cualquier deporte.

Desde el punto de vista marketiniano y teniendo en cuenta la ventaja que nos saca la Premier League en mercados africanos y asiáticos, gracias a sus raíces históricas con los países de la Commonwealth, el proyecto es significativamente esperanzador para una competición que necesita nuevas oportunidades que ayuden a aumentar su facturación en mercados de poder adquisitivo relevante.

Desde la perspectiva de los medios de comunicación españoles, la posibilidad de jugar en Estados Unidos significa, para algunos, oportunidades inimaginables –pienso en aquellos que hace tiempo entendieron que el negocio estaba más allá de la Península Ibérica y sus ínsulas- pero pienso también en otros que desarrollan su actividad en España y labran buena parte de sus beneficios alrededor de la competición, sin necesidad de hacer inversiones notables. De hecho, el mensaje de Javier Tebas, Presidente de LaLiga, en El Mundo seguramente ha ido dirigido a ellos para tranquilizarles: “el clásico en Nueva York es inviable. Al menos, el clásico de Liga.”

Y por último, desde el ángulo de los aficionados quedan por desarrollar públicamente los argumentos que explican los detalles del proyecto, pero en el plan de acción inicial solo se contemplan encuentros puntuales fuera de nuestras fronteras, por lo que el sacrificio de los fans tampoco será mayúsculo, una noticia tranquilizadora para ellos.

De ahí que a la luz del impacto que futuras acciones relacionadas con este acuerdo vayan a tener fuera de nuestras fronteras, seguramente LaLiga haya decidido elaborar un plan de comunicación orientado a trasmitir el mensaje en el mercado doméstico de la forma más natural posible y análogo a otras competiciones similares, para que los stakeholders lo vean como un factor de modernidad, de oportunidad para todos y, por qué no decirlo, para la industria de nuestro país que quiera aprovechar el camino llano que suele construir el fútbol a su paso.

En este sentido, la primera comunicación que ha hecho LaLiga al respecto no ha podido ser más apropiada, ofreciendo información entorno a la misión, visión y actores que participan en el acuerdo. Ahora están por conocerse los detalles que desarrollarán el proyecto y lo que éste va a significar para todas las partes y sus públicos objetivos. Ya no es una simple cuestión de utilizar la comunicación para informar entorno a lo que hace la empresa, en este caso LaLiga, sino que la gestión de la comunicación debe convertirse en un valor en cuanto a la forma de dirigir la entidad. La comunicación entendida como administración que permite sumar “socios” (también en el sentido de partners), ganar más grupos de interés, generar confianza y lograr una reputación que se extienda más allá de la publicidad.

En BRTnews colaboramos con marcas, entidades y profesionales de todo tipo asesorando en comunicación; el mensaje y la imagen que trasladamos al exterior redunda también de manera directa en la facturación de las compañías, y esto sucede sea cual sea su naturaleza: multinacionales o pymes expuestas al público –¿quién no lo está con las redes sociales?-, clubes deportivos, federaciones e incluso los propios deportistas y ejecutivos que participan.

¡Enhorabuena Javier Tebas y equipo!

Ignacio Ruiz-Lamela

CEO BRTnews